Contador de Visitas

Bienvenido!!


viernes, 11 de marzo de 2011

A tí que estabas. Juana la Loca.

              A ti que estabas tan borracho que te caíste en la acera.
A ti que a nadie hiciste caso que tú bebiendo eres un fiera.
“Tranqui, que no pasa ná o es que tú no sabes ya
Que yo controlo en carretera”.
No te paró ni tan siquiera tu mujer,
“Déjame que vamos a tener tu y yo un problema
Que sólo son dos cervecitas y eso a mi no me marea”.
Y te marchaste desafiando al mal y al bien,
No comprendistes, imbécil, y al volante dabas fe
Y testimonio que el alcohol es un demonio que te puede poseer.
Un demonio para aquellos que jamás te conocieron
Que en la curva no esperaban esa embestida de acero,
Ese asesino sin frenos.
Un demonio para aquellos que contigo se cruzaron,
Inocentes que su vida con tu resaca cargaron,
 Y otros que ni la contaron.
Hay quién perdió la cabeza,
Hay quién desde entonces ya no tiene vida,
Hay quién quedó con secuelas
Y quién se libró y perdió a su familia.
Mientras tú en casa tranquilo,
Respiras el aire que a otros robaste,
Y vives la vida que a otros quitaste al volante.
Siempre habrá alguien que sueñe con verte
Con los dos pies por,
Con los dos pies por delante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario